EL SAUCO

Una planta con muchísimas aplicaciones para la salud

Principalmente el sauco se utiliza para los senos paranasales hinchados (sinusitis), resfríos, gripe, bronquitis, laringitis, diabetes y estreñimiento.
Además de tomarse, puede aplicarse sobre la piel para el dolor articular (reumatismo) y la hinchazón (inflamación).
Las bayas de sauco, las hojas y las flores son las partes más aprovechadas de esta planta medicinal.
Para el uso en la piel (golpes, heridas, irritaciones) se usan las hojas.
Las flores se aprovechan tomando algún remedio natural elaborado a partir de ellas de manera oral.


Internamente se utiliza:
En afecciones de tipo respiratorio: tos, gripe, resfriados, bronquitis, anginas, etc.
Para la otitis.
Para la retención de líquidos.
Para el tratamiento de trastornos nerviosos ligeros,
como insomnios, migrañas, dolores de cabeza
e inflamaciones dolorosas.
El reumatismo.
La inflamación de los riñones.
Para el estreñimiento,
Para combatir las enfermedades del hígado.

Externamente se utiliza:
En champús para el cuidado del cabello.
Para las hemorroides.
Para las hemorragias nasales.
Para curar imperfecciones de la piel,
Para aclarar manchas del cutis.
Para tintes naturales del cabello.
Para cremas limpiadoras del rostro.

Ventajas del Sauco
El sauco es un buen complemento para una dieta sana, siempre que se utilice con moderación.
Frecuentarlo en postres y en tés, o incluso agregar algunas flores en un licor blanco, sin resinas, es una buena idea para mejorar la salud que nunca sobrará en tu despensa.
En algunos lugares se utiliza también como un remedio para adelgazar.
Los estudios muestran que la baya tiene efectos positivos contra el virus del herpes simple y el VIH.

Efectos secundarios
El sauco carece de efectos secundarios, y en dosis adecuadas es inocuo.

Contraindicaciones
Los frutos del saúco deben consumirse siempre maduros,
ya que en caso contrario, resultan tóxicos.
No se conocen interacciones con medicamentos ni con otros remedios herbales, pero siempre habrá que tener cuidado en niños muy pequeños, mujeres embarazadas y enfermos del hígado o riñones.
Las semillas y los tallos de las bayas pueden ser muy tóxicos.
Dado que hay alrededor de 20 especies diferentes de bayas de sauco, es importante solo utilizar los frutos de los árboles que producen bayas negras, azules o moradas.
Los árboles con bayas rojas generalmente tienen un mayor nivel de toxicidad.
El sauco no es seguro cuando se utiliza en cantidades excesivas.
Algunas partes de la planta de flor de sauco contienen una sustancia química productora de cianuro que puede causar náuseas, vómitos y diarrea, pero al cocinar el sauco, esa sustancia química se elimina.
Existe la preocupación de que la flor pueda reducir los niveles de azúcar en la sangre.
Si se toma con medicamentos para la diabetes, puede hacer que los niveles de azúcar en la sangre bajen demasiado.
Si una persona tiene diabetes y usa esta flor, debe asegurarse de controlar sus niveles de azúcar en la sangre con cuidado.
Hay que consultar con el médico para ver si la dosis de medicamentos para la diabetes que está tomando debe reducirse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *